banner
Sep 22, 2020
13 Views
thumbs up 1 thumbs down 0

Malestares femeninos

Written by
banner

Técnicas naturales y efectivas para alejar los malestares femeninos. Tanto el síndrome premenstrual como las molestias que se producen alrededor del embarazo o en el climaterio, pueden enfrentarse con gran efectividad mediante las técnicas y cuidados que brinda la medicina complementaria.

– Técnicas de relajación inmediata.
– Ejercicios adaptados a cada etapa de la vida de la mujer.
– Yoga armonizante.
– Reflexología para problemas femeninos.
– Masajes que fortalecen.
– Hidroterapia y otras técnicas revitalizantes,
– Hierbas y plantas medicinales que calman.
– Los alimentos para sentirse mejor.

Infaltable en la mesa de luz de toda mujer, este artículo contiene, además, ilustraciones a todo color que muestran en detalle cada una de las técnicas presentadas para alejar los malestares femeninos.

¿Qué son los malestares femeninos?

La complejidad del sistema reproductor femenino hace que la mujer sufra a lo largo de la vida distintos trastornos relacionados con las etapas vitales. Conocer estos malestares permite saber cuándo son simples síntomas propios del organismo femenino y cuándo merecen atención médica.

La mujer, al ser fecundada, tiene la capacidad de llevar a término un embarazo, engendrando así un nuevo ser. El proceso reproductor se inicia en los ovarios, encargados de la liberación de los ovocitos, y continúa en las trompas de Falopio, donde tiene lugar la fecundación de un ovocito se transforma entonces en óvulo, el cual anidará en el útero. Ese óvulo fecundado será el embrión, que se convertirá en feto a los 3 meses de embarazo. El feto se desarrolla durante seis meses más, hasta que el nuevo ser es expulsado a través del canal de parto, como un bebé completamente desarrollado.

Los ovarios producen no solo los ovocitos, sino también las hormonas progesterona y estrógeno. Otras hormonas, secretadas por la glándula pituitaria, interactúan con las que producen los ovarios, para dar lugar al ciclo menstrual.

La ovulación tiene lugar a los 14 días de iniciado el ciclo. Si se produce la fecundación, comienza el embarazo; si el huevo no es fecundado, se elimina en el flujo menstrual.

En cada mujer el ciclo menstrual varía desde la pubertad hasta la menopausia y se ve afectado por los cambios hormonales producidos por el embarazo y el parto, la edad, alteraciones nerviosas o enfermedades. Todas estas circunstancias pueden causar diversos malestares, como el síndrome premenstrual (SPM), hemorragias abundantes, irregulares o escasas, y otros trastornos -propios de la menopausia, aunque no exclusivos de esta etapa-, como sofocones, osteoporosis o sequedad vaginal. Durante el embarazo son frecuentes las náuseas, los dolores de espalda y los trastornos del sueño.

En cualquier etapa de su vida la mujer puede padecer también problemas en las mamas y candidiasis, entre otras dolencias. Todos estos malestares suelen ir acompañados de cambios en el ánimo, decaimiento general o depresión.

Si bien la consulta médica resulta fundamental en todos los casos mencionados, existen numerosas terapias complementarias que pueden aliviar los síntomas y fortalecer el sistema inmunológico.

CONTROL ANUAL

El control ginecológico -que comienza a partir de la adolescencia- debe realizarse con regularidad, durante toda la vida. En condiciones normales, se hace una vez al año; en mujeres con predisposición a las Infecciones, o con antecedentes de cáncer de mama o de ovarios, se efectúa cada 6 meses. Los estudios que incluye son:

  1. – Papanicolau
  2. – Colposcopía
  3. – Vulvoscopía
  4. – Revisión manual de mamas
  5. – Mamografía: A partir de los 40 años, anual, si no aparecen signos o síntomas previos de posibles enfermedades en las mamas.
  6. – Densitometría: A partir de la menopausia.

Síntomas frecuentes

Son muchos y diversos los trastornos que pueden sufrir las mujeres durante su vida. Se presentan en diferentes etapas y varían según la edad y cada persona en particular. Aquí, una guía de los problemas más comunes y sus síntomas.

Por muy sana que sea una mujer, siempre puede experimentar malestares relacionados con la esencia misma de su organismo. De todos modos, cuanto más saludable se mantenga y más saludables sean sus hábitos de vida, mejor podrá sortear estos inconvenientes propios de su sexo.

SÍNDROME PREMENSTRUAL (SPM)

El síndrome premenstrual (SPM) es un conjunto de síntomas que se presentan en relación con el ciclo menstrual, de 5 a 11 días antes del comienzo de la menstruación, y desaparecen con ella o poco después. Afecta al 75 por ciento de las mujeres durante los años fértiles.

Los síntomas más comunes, producto de las variaciones hormonales, son: ansiedad, sudor, palpitaciones, vértigo, dolor de cabeza, calambres, insomnio, fatiga. También puede manifestarse en forma de alteraciones anímicas -como depresión, apatía, temor, agresividad, confusión- u orgánicas -como mayor sensibilidad en las mamas, aumento de peso o brotes de acné.

DIARIO DE SÍNTOMAS

Es aconsejable llevar un “diario de síntomas” por lo menos durante tres meses, para relacionar los síntomas experimentados con el ciclo menstrual. Tal registro será de gran ayuda para el médico, no solo para poder hacer el diagnóstico preciso del SPM, sino también para elegir el método de tratamiento más apropiado.

DURANTE EL EMBARAZO

La gestación produce numerosos cambios en el organismo, con frecuencia acompañados por trastornos y molestias como:

  1. – Náuseas, ardor estomacal, alteraciones del apetito.
  2. – Anemia.
  3. – Dolores de espalda y ciática.
  4. – Cefalea.
  5. – Estreñimiento, hemorroides y várices.
  6. – Calambres en las piernas.
  7. – Alteraciones del sueño, estrés, ansiedad.

PROBLEMAS EN LAS MAMAS

A partir de la pubertad, los senos sufren cambios debido tanto a la actividad hormonal como a factores hereditarios y alimentarios. Aunque la mayoría de estas alteraciones son benignas, algunas pueden merecer una consideración particular. Por eso, en todos los casos se impone una consulta ginecológica.

  1. Dolor mamario. Se le conoce con el nombre de “mastodinia”. El dolor puede ser constante, aparecer en forma cíclica, o cuando se aprieta uno o ambos senos.
  2. Nodulos. Son formaciones anómalas que se advierten palpando el seno. Suelen ser alteraciones benignas pero exigen consulta inmediata con el médico.
  3. Mastitis. En general se presenta en mujeres que amamantan a un bebé; se debe, en la mayoría de los casos, a la obstrucción de los conductos de las glándulas mamarias, que se inflaman porque se acumula gran cantidad de leche que no puede salir.
  4. No obstante, existen otros cuadros de este tipo que responden a diversas causas, que se detectarán con una consulta médica.
  5. Secreciones del pezón. Frecuentes en las mujeres mayores de 30 años, suelen deberse a cambios hormonales. Su aparición, así como la percepción de alteraciones en la forma y/o el aspecto del pezón, requieren una consulta urgente al ginecólogo.
  6. Quistes. Son formaciones redondeadas, simples o múltiples (mastopatía fibroquística). Se trata de sacos que acumulan líquido en su interior, por lo que tienen una consistencia esponjosa, que se percibe al palparlos.

Su tamaño es variable. También en estos casos es imprescindible la inmediata consulta al especialista.

AUTOEXAMEN MAMARIO

Debe efectuarse de 7 a 10 días después de la menstruación, cuando las mamas están menos sensibles. En cuanto a las mujeres que ya pasaron la menopausia o las que están amamantando, se recomienda hacerlo el mismo día de cada mes.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Article Categories:
Medicina Natural
banner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The maximum upload file size: 128 MB.
You can upload: image, audio, video, document, text, other.
Links to YouTube, Facebook, Twitter and other services inserted in the comment text will be automatically embedded.