banner
Sep 22, 2020
23 Views
thumbs up 1 thumbs down 0

Malestares femeninos

Written by
banner

Acuéstese boca arriba con las piernas alineadas y juntas y ios brazos extendidos a los lados del cuerpo.

Inspire y levante las piemos hasta que formen un ángulo recto con el tronco; exhale. Vuelva a inspirar mientras eleva el cuerpo, llevando las piemos -juntas y rectas- hasta ubicar los pies a la altura de los ojos. Ayúdese sosteniendo la cadera con las manos. Manténgase en esta posición mientras le resulte cómoda, inhalando y exhalando de manera suave y profunda.

GATO ESTIRADO

Esta asana es ideal para aliviar el dolor de abdomen, tanto durante el SPM como durante el “período”. También es ideal para dolores durante el embarazo.

Coloqúese en cuatro patas, con las rodillas bien separadas y las palmas de las manos apoyadas sobre el piso. Lleve la cadera hacia atrás, doble los antebrazos y apoye la frente sobre ellos, dejando las nalgas hacia arriba. Respire de manera lenta y profunda, relajando todo el cuerpo.

Una variante, que tatnbién puede resultar una postura cómoda y que alivie el dolor, es a partir de la posición anterior, juntar los talones, sentarse sobre ellos y apoyar los codos sobre el piso. Permanezca en esta asana el tiempo que le quede cómodo, respirando de manera profunda y buscando la máxima relajación.

EL YOGA EN CADA ETAPA

  1. – Durante el período menstrual. En los dos primeros días, lo ideal es realizar solo ejercicios de respiración y relajación. No deben practicarse las posturas invertidas mientras se está menstruando.
  2. – Durante el embarazo. Excepto que exista sangrado o alguna otra contraindicación médica, esta disciplina puede practicarse sin problemas durante el embarazo. Aporta mayor fuerza y elasticidad a los músculos y articulaciones de la región pélvica, y tonifica los músculos dorsales y pectorales, que favorecen la postura de la madre durante los últimos meses de gestación y el período de lactancia. Con los ejercicios respiratorios del Pranayama se mejora el aporte sanguíneo tanto a la madre como al bebé y se logra un estado de relajación que contribuye al equilibrio psíquico. Se deben evitar los ejercicios que trabajan la parte glandular, así como las posturas invertidas y las que ejercen presión sobre el área del vientre.
  3. – En la menopausia. Es una de las disciplinas de ejercítación más beneficiosa y que menos riesgos para la salud implica. Practicar yoga después de los 50 años pennite mantener cierta actividad física sana y placentera y evita el sedentarismo.

SIN ESFUERZO

El yoga es una disciplina que busca la flexibilidad y la armonía.

Se caracteriza por movimientos suaves y que no deben representar una exigencia desmedida para el organismo. Por eso, ai practicar las asanas se recomienda no forzar las posturas más allá de las posibilidades del propio cuerpo.

EN LA MENOPAUSIA, EL TRIÁNGULO

Es una de las asanas que más ayudan a prevenir la osteoporosis. Es aconsejable practicarla a toda edad, pero más aún durante la menopausia. Tonifica los nervios de la columna vertebral y los órganos abdominales, fortalece las piernas, reduce la adiposidad de la cintura, mejora el equilibrio y brinda elasticidad a los músculos y las articulaciones de la región pélvica. Quienes tengan poca flexibilidad o equilibrio pueden practicarla apoyadas contra una pared.

Advertencia: Esta postura está contraindicada para las mujeres que sufren problemas en los meniscos, hernias de disco o trastornos en la cadera.

  1. – Párese con las piernas abiertas, los pies paralelos y los brazos extendidos a la altura de los hombros, con las palmas hacia abajo. Afirme bien las piernas, sin flexlonar las rodillas. Estire el tronco hacia arriba. Luego gire el pie derecho hacia fuera,
  2. – Mientras inhala por la nariz, lleve el tronco hacia abajo y apoye las manos sobre el pie derecho. Para poder bajar bien, indine un poco la pelvis hacia la izquierda. Extienda el brazo derecho hacia arriba girando la columna, de manera tal que la palma de la mano y la cabeza queden mirando hacia atrás. Gire la cabeza hacia lo alto y fije la vista en la mano levantada. Permanezca en esta postura mientras respira con naturalidad. Desarme y realice el triángulo hacia el otro lado.

Reflexología para ellas

En los pies hay puntos reflejos que actúan como receptores nerviosos de todos los órganos del cuerpo, a los cuales están conectados por vías de energía. Por medio de digitopresión y masajes, la reflexología resulta muy eficaz para mitigar los síntomas de muchos malestares femeninos.

La reflexología considera que la presión aplicada en puntos reflejos específicos hace aflorar alteraciones pasadas, actuales o potenciales de la energía -o chi-, con lo que el tratamiento, en forma de masaje, ayuda a eliminar tales perturbaciones o bloqueos y a estimular la capacidad de autocuración del cuerpo. Los siguiente ejercicios contribuyen a relajar y a restablecer el equilibrio psicofísico en las dolencias producidas por el SPM, el embarazo y la menopausia.

EL EMBARAZO

Se recomienda la consulta especializada a un reflexólogo, en especial si hay antecedentes de pérdida o embarazos de riesgo.

REFLEXOLOGÍA PODAL

Las zonas básicas para los masajes reflexológicos destinados a contrarrestar malestares femeninos son las siguientes:

  1. – En las plantas de los pies. Las zonas reflejas del plexo solar, los laterales del cuello, la columna vertebral, el sacro, la tiroides y las glándulas suprarrenales.
  2. – En la parte externa del pie. La zona pélvica, los ovarios.
  3. – En la parte interna del pie. El útero y las zonas reflejas de la columna vertebral.
Tensión en el cuello

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Article Categories:
Medicina Natural
banner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The maximum upload file size: 128 MB.
You can upload: image, audio, video, document, text, other.
Links to YouTube, Facebook, Twitter and other services inserted in the comment text will be automatically embedded.